martes, 11 de noviembre de 2014

Blanco y Negro

El Peje conserva sus sueños de ardilla. Le encantaría vivir en Los Pinos.

Leonel sueña con ser diputado federal, otra vez, y si hay chance, pues otra vez gobernador.

Se imagina el lector ¿cómo sería Rosa Delia Cota como gobernadora, si a nivel municipal dejó un cochinero a Esthelita?

Cada día, la raza se alborota más por la política, aunque no tanto como por la Baja Mil.

A propósito de la Baja Mil, no es lo mismo participar en una carrera, que correr tras la gubernatura. Más detalles con el Rody.

La señora contralora, Maritza Muñoz Vargas, sueña con controlar los votos del tercer distrito y convertirse en diputada.

La política es como el mar: desecha lo que ya no le sirve. Ahí les hablan, oigan.

En política, decía un ranchero sinaloense, hay que comprar boleto de tren, de una estación a otra.


Si quieres continuar y ellos ya no quieren, te van a bajar a patadas. Y si quieren que sigas, te van a dar la mano, para que te subas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada