lunes, 10 de noviembre de 2014

Blanco y Negro

Duele reconocerlo, pero la Procuraduría General de Justicia y otras autoridades afines, viven el nivel más bajo de credibilidad, en muchos años.

Las pifias, los errores y las fallas, han creado este momento de incredulidad.

Hace algunos años, esa dependencia vivió momentos similares por los mismos errores, fallas e ineficiencias.

Pero de alguna manera se había recuperado una parte de la confianza popular. Pero de nuevo cayó en crisis.

Obviamente, la causa es la tragedia de Iguala, en Guerrero. Creemos que el presidente tendrá que tomar medidas enérgicas.

A nivel estatal, la justicia ha cruzado momentos muy difíciles también. Que yo recuerde, uno de esos momentos fue cuando vivieron en La Paz los hermanos Carrola.

Miguel Ángel, comandante en La Paz y su hermano cuyo nombre no recuerdo, prácticamente saquearon el estado.

Dejaron familias empobrecidas, a través de la extorción, con cualquier pretexto, para no consignarlos.


Momentos difíciles también vivió la procuración y la impartición de justicia, durante el gobierno de Leonel Cota Montaño. ¿Lo recuerdan?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada