jueves, 17 de julio de 2014

Blanco y Negro

Ah, los niños. Los niños sudcalifornianos se han puesto de moda en los últimos años.

Lo más sagrado que tiene un pueblo, son sus niños. Recientemente y como cada año, los niños- diputados pusieron el ejemplo.

Desde tribuna expusieron con toda claridad, durante el parlamento infantil, los problemas que enfrentan sus comunidades.

Los niños-diputados observan y denuncian. Exigen soluciones.

La más grata sorpresa de mi vida fue reencontrarme con Karla Johanna, guardiana de las escuelas públicas de BCS.

La oímos relatar su experiencia con quienes practican alguna mala conducta.

“Los agarro de las orejas y los llevo a la dirección. Me dijeron que ya no llevara a tantos. Que ya no cabían”.

¿Imagina el lector el grado de responsabilidad de una niña de segundo año, cumpliendo una tarea tan gigantesca?


Mi admiración y mi respeto para todos los niños del mundo. Pero en especial para Johanna y los diputados infantiles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada