martes, 22 de abril de 2014

Blanco y Negro

Toda la vida, desde la conquista hasta nuestros días, el gobierno ha pretendido acallar la opinión pública.

En tiempos de don Porfirio, había que presentar un escrito previo a lo que se publicaría, para su autorización.

O sea, la censura en todo su esplendor. Hoy no es la excepción.

Con todo y lo democrático que es Peña Nieto, propuso reformas para el uso de la Internet.

Es decir, censura previa. Es decir, límites a la libre expresión de las ideas.

Senadores y diputados, aliados con el pueblo, están pretendiendo que no se apliquen las restricciones que se pretenden.

Somos de la idea de que es preferible que el pueblo abuse de su libertad, que se la limiten.

La libertad de expresión, lo digo como periodista, no debe tener limitaciones de ninguna especie.


Hago votos porque la pretensión de limitar la Internet, no prospere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada