martes, 11 de marzo de 2014

Blanco y Negro

Los políticos piensan -no siempre, claro- que basta con tener un deseo y obtener un cargo público o popular.

Lo que los políticos no piensan, casi nunca, es si la gente está dispuesta  a votar por ellos para cualquier cargo.

¿Cuántos aspirantes a todos los cargos públicos por elección, se han quedado en el camino?

Posiblemente miles, a lo largo de la historia de Baja California Sur.

Hay políticos verdaderamente populares, que sí merecen el cargo por su carrera política y que la gente los lleva al poder.

Desgraciadamente son muy pocos. Como muy pocos son los honestos y realmente preocupados por servir a la gente.

Como siempre, en estos días surgen personajes políticos en busca de su anhelo personal, que no siempre coincide con el ánimo popular.

Es decir, una cosa es lo que ellos piensan, sueñan y anhelan y otra lo que el pueblo quiere.


Un consejo para los políticos: primero, antes que nada, pesen su poder real y después sueñen. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada