lunes, 22 de diciembre de 2014

Blanco y Negro

Como escribió un amigo en la Internet, qué bellos tiempos aquellos en que La Paz era Puerto de Ilusión y no Puerto de Ejecución.

Una madre advirtió a su hijo que Santa traerá pocos regalos a los niños de La Paz porque le da mello andar repartiendo juguetes en la madrugada.

Si se da cuenta, los famosos fantasmas de La Paz ya no asustan a nadie. Ellos están asustados.

Es de todos conocido el magnífico humor que tenía don Antonio Wilson.

Cuando era presidente municipal de La Paz, en una gira con el gobernador Mendoza Arámburo, gritó al entonces jefe de obras públicas, Juan Velázquez.

Velázquez exponía, muy serio y formal algunas de las obras a realizar. ¡Arquitecto! -le gritó Wilson -¡párate como ingeniero!

Gobernaba don Félix Agramont. Ya se especulaba sobre su sucesor. Al mismo tiempo, se desarrollaba un campeonato mundial de fútbol.

Me le acerco con toda discreción y le pregunto, en tono confidencial ¿cuál es su favorito, ingeniero? Brasil, me contesta.

Desde ahora, con todo corazón, le deseo a usted y a los suyos la mayor felicidad del mundo en esta navidad y año nuevo. Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada