jueves, 13 de noviembre de 2014

Blanco y Negro

Cuando le hice una lista de mis males a un amigo de Hermosillo, se mostró sorprendido pero se sobrepuso el humor.

Me dijo: uta, mano. Nomás te falta la encefalitis equina, la brucelosis de los bovinos y el mal de las vacas locas.

Tiene razón, soy un suertudo.

A propósito de vacas, Víctor Liceaga me contaba que una vez viajó, con algunos amigos a Comondú, cuando era dirigente estatal del PRI.

Entre esos amigos iba don Aurelio Martínez Balboa, reconocido Médico Veterinario.

En el camino, chocaron con una vaca y que le llamó la atención que en lugar de atender a los viajeros, don Aurelio se preocupó más… por la vaca.

Lo leímos en la Internet. Hay que conservar a las comadres, porque corremos el riesgo de perderlas.

Y deje usted que se vaya, la gran información que se llevan de nosotros.

Así, a golpe y sombrerazos, llegamos a este fin de semana. Que Dios los bendiga a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada