lunes, 7 de julio de 2014

Blanco y Negro

No cabe duda que la sinceridad paga. No cabe duda que el cinismo se premia.

No cabe duda de que algunos pueblos, o no tienen memoria o son muy nobles y todo perdonan.

En Nayarit, un candidato independiente a una presidencia municipal, confesó “haber robado poquito”.

El domingo ganó las elecciones. Seguramente, con el perdón anticipado de sus gobernantes, robará un poco más.

En Coahuila, en donde acusaron al ex gobernador Humberto Moreira de un fraude súper millonario, la gente volvió a votar por el PRI.

Y no votó por unos cuantos. Le dio su voto a todos los aspirantes, incluyendo gobernador y alcaldes.

Por eso digo, o somos un pueblo muy generoso o, de plano, no tenemos memoria.

Ojalá que no se les ocurra a Leonel, Narciso y Rosa Delia, volver a pedir el voto.


Eso sería el colmo de la política a la mexicana. Crucemos los dedos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada