miércoles, 2 de julio de 2014

Blanco y Negro

Da gusto saber que se ha reanudado la estrecha colaboración entre el gobernador y la alcaldesa de La Paz. Así debió haber sido siempre.

Hoy amanecí muy filósofo. Me maravilla, por ejemplo, que con sólo siete notas, se pueda producir tanta y tan hermosa música.

Me maravilla observar cómo con sólo seis cuerdas hay músicos que logra bellas melodías.

Me causa asombro que los violinistas, con un instrumento tan pequeño, puedan ejecutar obras maravillosas. Luego les cuento más.

Volvamos a la realidad. Un lector nos comparte su idea genial de que ojalá los políticos, en sus luchas, se maten entre ellos para bien de Sudcalifornia.

Deber ser una mente muy especial para decir esas cosas. La muerte no se le desea a nadie.

Además, la política es como el mar: desecha lo que ya no sirve.

La política retira no solamente a los viejos, sino a los que nunca han servido para nada.


Entonces, sale sobrando desear su muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada