martes, 3 de junio de 2014

Blanco y Negro

No le faltan a uno preocupaciones: ¿de qué vivirá el rey Juan Carlos, ahora que abdicó?

Estoy casi seguro que el ex presidente de la República Ernesto Zedillo, tiene más ingresos que Juan Carlos.

Y es que en México, los presidentes son más que reyes, más que emperadores, más que faraones. Bueno, eso era antes. Ahora son peores.

En la realeza, sobre todo europea, hay todavía quienes viven del presupuesto del pueblo. Hay duques, barones y archiduques.

En México, senadores y diputados federales, son el equivalente de esos títulos nobiliarios.

A niveles locales tenemos reyezuelos, que son personajes políticos que se marean si se paran en un ladrillo.

Se creen dueños de vidas y haciendas, disponen del presupuesto a su antojo, aunque luego terminen en la cárcel.

Por una parte es bueno que México no tenga una monarquía. ¿Se imagina que haríamos con tanto rey, virreyes, condes y vizcondes?  


Con El Rey que cantaba José Alfredo y con el Rey de Chocolate, tenemos para rato.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada