lunes, 7 de abril de 2014

Blanco y Negro

México es especialista en siglas. Las hay de todo tipo y tamaños.

La última es el INE: Instituto Nacional Electoral, que sustituye al Instituto Federal Electoral. La misma gata, pero revolcada y más cara.

El presupuesto del INE, que coordinará las elecciones en el 2015, es de 11 mil millones de pesos.

De esos 11 mil, 4 mil serán entregados a los 7 partidos políticos, en prerrogativas.

Y uno se pregunta: ¿cómo un país como el nuestro puede gastar tanto en materia electoral?

Algunos consejeros ganarán más de 182 mil pesos al mes, mientras hay familias que no tienen ni para comer.

¿De qué le sirve al país tener tanto partido parasito que no beneficia en nada ni a la democracia ni a los mexicanos?

¿Para qué gastar tanto dinero en procesos electorales que a nadie dejan contento y que, a veces, son un fraude?


No cabe duda: como México, no hay dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada