miércoles, 12 de marzo de 2014

Blanco y Negro

Los informes tienen una utilidad eminentemente política. Es decir, benefician a quienes lo rinden.



Si un informe es bueno, la gente lo reconocerá, lo aplaudirá.

Si es malo, el pueblo lo rechazará y criticará.

Hay informes que, en principio, parecen buenos. Pero que, al final de los tiempos, la verdad saldrá a la luz pública.

Como el pueblo recordará, un ejemplo son los informes presidenciales. Son aplaudidos, aclamados, vitoreados, pero al paso del tiempo, la verdad flota.

En estos días oiremos el informe de Marcos Covarrubias, gobernador del estado. Desde mi muy particular punto de vista, será un buen informe.

Se hablará de mucha obra pública. Sobre todo en materia de escuelas de todos los niveles.

Pronto oiremos también el informe de Esthela Ponce. Ha sido un enorme esfuerzo que valdrá la pena escuchar y juzgar.


Tanto Marcos como Esthela, tienen un punto a su favor: son honestos y sinceros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada