domingo, 2 de marzo de 2014

Blanco y Negro

Comentó el “codo” de Axxel Sotelo: “hace poco se celebró el día de la lavandera y no le regalé nada. Le pago bastante bien”.

Algunos políticos y funcionarios lucen todo el año su máscara de carnaval: la hipocresía.

El 14 de marzo cumpliré 72 años. De esos he dedicado al periodismo 53. Me siento muy orgulloso de ambas cosas.

Por cierto, ya estoy haciendo las gestiones para que me presten el estadio Arturo C. Nahl para mi mesa de regalos.

Acepto, ya lo saben, aviones, yates, lanchas, pangas, motos, triciclos, bicicletas y patines del diablo.

También acepto gallinas de pelea, gallos de pelea, perros finos, guitarras, violines y hasta dientes de oro.

Ojalá que este año no me regalen tantos aviones y yates porque los del año pasado todavía los tengo en bodega. Pero si no hay más, ni modo.

Lo que nunca he aceptado ni aceptaré son cuernos de chivo, ametralladoras, pistolas ni rifles de balillas.


Gracias, pues, de antemano, porque yo sé que va a ser mi mejor cumpleaños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada