miércoles, 18 de diciembre de 2013

Blanco y Negro

Como todos los años, el corazón se reblandece en la época navideña… aunque al empezar el nuevo año seamos como siempre.

Pero lo bonito de esta temporada es que nos asaltan los más nobles sentimientos por el resto de la humanidad.

Y como digo, no importa que en el 2014 volvamos a ser los mismos. Al menos en estos días somos más humanos.



Cuando digo nos asaltan, no me refiero a otra cosa sino a esos sentimientos que afloran a la vista del árbol navideño.

El candor de los niños, la inocencia de los pequeños, su fe en Santa Claus y el brillo de sus ojos en espera de los regalos.

La publicidad navideña, también repercute en nuestros más nobles sentimientos.

Recordamos, con mucho cariño, a quienes se nos han adelantado y rogamos por los que nos quedan, permanezcan mucho tiempo a nuestro lado.

Por supuesto, también me embargan sentimientos muy profundos de agradecimientos a quienes han sido mis amigos durante 43 años.


Que haya paz, alegra, felicidad y armonía en sus vidas y en sus corazones durante estas fiestas y el resto de sus vidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario