martes, 30 de septiembre de 2014

Blanco y Negro

Empezó la cascada de licencias de mexicanos, convencidos de que pueden ser útiles a la patria.

Algunos alcaldes quieren ser diputados; algunos diputados, quieren ser alcaldes.

Senadores como Gustavo Madero ya pidieron licencia porque quieren servir al país, con todo su amor, desde la Cámara de Diputados.

Algunos senadores quieren gobernar a sus estados, convencidos de que son los únicos que pueden hacer y hacerlo bien.

Conmueve el gran amor por la patria sin importar lo grueso del cheque. Ellos quieren servir.

A nivel local ya pidió licencia Herminio Corral y pronto lo harán Gisela Paez y el Tano Pérez.

Ella quiere ser diputada federal para compensar en algo al estado, por lo mucho que le ha dado.

El Tano no sé qué busca. Ya fue diputado y es alcalde. Eso falta que también quiera ser gobernador.


Aplaudo ese amor tan profundo y tan sincero que los políticos tienen por su patria. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada