jueves, 2 de agosto de 2012

Blanco y Negro


Si alguien merece la medalla de oro en tiro con arco es Felipe Calderón. Durante varios años se dio un tirito con el narco.

Bueno, ya de perdida que le den la de bronce, a ver si le alcanza para un mini-monumento. Lo bueno que no es muy grande.

A propósito dicen que Leonel lamenta no haber vendido El Arco de Cabo San Lucas. Pues la verdad es que se le escapo.

A medida que se acerca la decisión del Tribunal Electoral, Andrés Manuel se convierte, ahora si, en un peligro para México.

¿Qué pasará cuando se conozca esa decisión y Peña Nieto se convierta en presidente electo de México?

¿Montará a caballo, como Villa o Zapata para incendiar el país, en aras de la democracia? ¿Se convertirá en héroe o mártir?

Una buena solución sería internarlo en un lugar donde se le cuide, se le vigile y se le quiera: Chametla, por ejemplo.

Son tan simples el Tony Agúndez y el Tano Pérez que no lo dude que también se alisten para luchar por la gubernatura.

Han de decir que si fueron gobernadores Leonel y Narciso por que ellos no. Y tienen razón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada