miércoles, 5 de noviembre de 2014

Blanco y Negro

La minuta, (listado de acuerdos de cualquiera de las Cámaras del Congreso de la Unión), ¿es la esposa del minuto?

A los perredistas les quitaron la bandera, con eso de la consulta popular, pero no la idea. Si son tercos.

Les cuento una anécdota de mis primeros meses de periodista. El director, don Gustavo de Cañedo (lo recordaré siempre con afecto y cariño), me ordenó cubrir una nota en la Canaco.

Se iba a realizar una reunión regional y nomás faltaba que llegaran los de Sonora. Pero se accidentaron y no llegaron.

Cuando Gustavo me preguntó que si cómo iban las cosas, le informé con toda frialdad que no iba a haber reunión. Que los de Sonora se habían matado.

“Pues esa es la noticia, Raúl”, me dijo impaciente don Gustavo. Y le contesté con la misma frialdad: qué caso tiene don Gustavo, si ya se murieron. Por poco y me mata por teléfono.

En otra ocasión, perdí mi libreta de apuntes y llegué sin información al periódico. Con profundo dolor le confesé a don Gustavo lo que había sucedido.

Se paró, fue a mi escritorio, me tomó de la oreja derecha y me sacó a la calle.


“Convéncete, Raúl. No tienes vocación de periodista. Ya no lo intentes más”. Lloré toda la tarde. Y en la noche, me invitó a cenar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada