jueves, 9 de octubre de 2014

Blanco y Negro

Estamos viviendo la calma que precede a la tormenta. Pronto escucharemos rayos y centellas, entre los aspirantes políticos a la gubernatura y a otros cargos.

Muy pronto, con pavor, nos enteraremos de cosas que no nos imaginamos que se dirán unos a otros.

Hace poco, Carlos Mendoza me comentaba que no debieran convertirse en campañas despectivas, sino en mensajes de altura, de alto nivel filosófico y político.

Buenas intenciones, sin duda, pero difícil de lograr cuando se trata de acabar con el enemigo político y no con el adversario.

Decía Carlos que después de todo, los actores políticos seguirán conviviendo el resto de sus días bajo este mismo techo sudcaliforniano.

Y que no vale la pena destruirse por la ambición del poder. Creo que tiene mucha razón. No vale la pena.

Lo curioso y lamentable es que los ataques empiezan en las infanterías y los líderes no tienen la capacidad de frenar a sus dirigidos.

Y eso provoca una reacción en cadena que termina por destruir la política y por construir bases equivocadas en la lucha electoral. No se vale.


Ojalá que los políticos entiendan que vivimos tiempos de diálogo, de concertación, de acuerdos, no de denostaciones infames.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada