jueves, 21 de agosto de 2014

Blanco y Negro

En mis andanzas de reportero por diversas partes del país, una de las notas más curiosas que he publicado es la fuga de 14 muchachas en una sola noche.

Sucedió hace algunos años. En el poblado de San José de Ahome, se celebró una boda.

Ya un poco avanzada la noche, se sintió algo raro en el ambiente. Algunas muchachas habían desaparecido.

Al poco rato se comprobó que algo había ocurrido. Se produjo una discusión entre los padres de la novia y los padres del novio.

Había ocurrido que entre las 14 muchachas que ese día se fugaron con los novios, el hermano mayor del novio se había “robado” a la hermana menor de la novia.

En represalia, la familia de la novia, disgustada, se negó a entregar a la recién casada.

Total, que esa noche todo mundo hizo el amor, menos el que se había casado por lo civil y por la iglesia.

En Sinaloa es muy común la fuga de muchachas con el novio. Se dice que fulano se robó a zutana, cosa que no es cierto.


Y, en muchos casos, la novia es la que va adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada