miércoles, 20 de agosto de 2014

Blanco y Negro

A Sinaloa se le conoce como “el estado de los 11 ríos”. A Culiacán, como “la ciudad de los tres ríos”.

La Paz, no tiene ningún río… hasta que llueve.

Entonces, se convierte en “la ciudad de varios ríos”.

Y es cierto. Cada avenida importante se convierte en un caudaloso río, que corre durante varias horas.

Cesan las lluvias, se acaban los ríos y queda el cochinero.

No lo va a creer, pero en el cruce de Forjadores y 5 de febrero, hay un hoyo en el que bien pudiera caber un automóvil pequeño.

Los ladrones que se llevaron 10 millones de pesos, de Bancomer, bien merecen un Oscar, por el mejor guión y reparto.

Con un consejo. Que ese premio se lo entreguen rápido, no vaya a ser que unos ladrones se lo roben.


Recordé a mi amigo Daniel García, de Tijuana, creador de la frase: “soy una chulera de bonitura”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada