lunes, 11 de agosto de 2014

Blanco y Negro

No, señores, no se confundan. La muerte de tortugas aleta amarilla no tiene nada que ver con el PRD.

Los identifica el color y la casi muerte política, que ya lleva varios años.

Pero los perredistas son tan ilusos o tan optimistas que creen que todavía pueden ganar una que otra elección.

Y piensan, ciertamente, en Baja California Sur y en la gubernatura.

Son tan optimistas los amarillos, que están convencidos de que Leonel fue el salvador de la Patria Chica y que la historia empezó con él.

También están convencidos de que Narciso fue mejor gobernante que Bill Clinton, de los Estados Unidos.

El optimismo cada día se convierte en desilusión. Los amarillos ya no convencen a nadie.

Están pensando, que sus partidos amigos, el PT y Movimiento Ciudadano, les pueden acarrear votos en el 2015.


Y mientras eso sucede ya se divisan en el horizonte, las largas orejas del Peje y de Morena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada