lunes, 28 de julio de 2014

Blanco y Negro

Desde los tiempos más remotos, la explotación minera en México, y particularmente en Sudcalifornia, nunca ha dado beneficios tangibles.

El señor De Ocio, en El Triunfo, así como en la región de San Antonio, no dejó nada bueno.

Bueno, sí dejó algo bueno: los hoyos de las minas.

La explotación de El Boleo, en Santa Rosalía, dejó como resultados enfermos y muertos. Y nada más.

De nuevo en estos tiempos, la amenaza de la minería pesa sobre la cabeza de Sudcalifornia.

Se asegura, que todo el territorio estatal está concesionado para la explotación minera.

De otorgarse esas concesiones, la salud estaría en grave problema.

Es la desventaja de que las concesiones mineras se otorgan en la capital del país, sin conocer la realidad sudcaliforniana.


Habrá que enfrentar esta amenaza con toda valentía, coraje y decisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada