martes, 22 de julio de 2014

Blanco y Negro

Un comentarista de la política nacional, decía ayer que será interesante que los diputados y senadores convivieran con sus comunidades.

La idea es buena pero imposible. Ningún senador ni diputado federal querrá volver a sus orígenes de los que ya se salvaron.

No soportarían convivir con los pobres ni una semana, sin sus carros de lujo, sin su celular, sin sus relojes costosos y otros lujos.

Por si no lo sabe, un senador gana en un mes lo que ningún pobre en un año.

Son sueldos insultantes para un país de pobres, pero así de mimados tenemos a los políticos.

Sería muy interesante un experimento de ese tipo que según el comentarista, ya se realiza en los Estados Unidos.

Imagino a un senador conviviendo con los indígenas de Chihuahua, en condiciones extremas de calor o de frío.

Imagino a un diputado federal, con su traje carísimo, conviviendo con etnias de Sonora o de Sinaloa. Imposible.


Es la desventaja de este país: ricos gobernando a los pobres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada