martes, 1 de julio de 2014

Blanco y Negro

Con la llegada del delegado general del CEN, el PRI inicia el proceso electivo a candidatos.

Señoras y señores: estamos a punto de ver la más encarnizada lucha intestina por la gubernatura.

Aunque sonrían por encima de la mesa, los pretensos estarán pateándose las espinillas para llegar en primer lugar.

Sinceramente pienso que será la pelea interna más intensa de toda la historia de Sudcalifornia.

A pesar de todo lo que se diga, cada uno de los tres contendientes tiene aspiraciones firmes y la decisión de lograr la candidatura.

Al monstruo de la amenaza de la división interna, se enfrentará Zamora Jiménez, para evitar no solamente el golpeteo interno, sino para consolidar el regreso al PRI a la gubernatura.

Si no se evita la desunión. Si no se fortalece la unidad, el PRI perderá la oportunidad y cederá su lugar a un partido de oposición.

De todos y cada uno de los priístas depende el regreso al poder. Habrá que evitar envidias, insidias, golpes bajos, rencores y traiciones.


De ese tamaño es la responsabilidad del delegado y la tarea personal de cada priísta en Sudcalifornia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada