martes, 5 de febrero de 2013

Blanco y Negro


Conozco a un gordito que come como José José: de todo y sin medida.

Se teme que, con el impuesto aprobado por los señores diputados de Sonora, suframos una invasión de burros de esa entidad.

Incluso, algunos propietarios de burros han empezado a pintarlos de blanco con rayas negras, para que parezcan cebras y no paguen impuesto.

Si esa temida invasión se diera, tenemos el recurso de enviar a Sonora a un grupito de diputados que todavía no aprenden a leer.

La gran pregunta en el estado fue: ¿se quitó el sombrero el Tano Pérez durante los festejos de la Constitución?


Los piojos vuelven a la carga. Dicen las autoridades que la plaga afecta a niños de Jardín, Primaria y Secundaria. Hasta comezón me dio.

Como el lector comprenderá, la plaga de piojos no impide el romance, sobre todo a nivel Secundaria que es una de las edades más hermosas del ser humano.

Lo grave sería que el novio le dijera a la novia: “vamos intercambiando piojos, mi vida”, como se intercambian besos.

Se puede dar el caso en que el muchachito esté tan enamorado de la niña que le diga: “te quiero con todo y piojos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario